Sí, eso es, tan fácil y tan difícil a la vez. Sólo hay que subirse a un columpio y columpiarse alto. Muy alto. Hasta emprender el vuelo y así alcanzar la segunda estrella.

¿Cuánto hace que no te subes a un columpio? Dime la verdad. En realidad la pregunta es, ¿por qué al crecer dejamos de columpiarnos?


[óleo sobre lienzo]
120x80 cm

8 comentarios:

(ristinota dijo...

tríptico sobre tela: "tres inapropiadas fases para un final desafortunado" ;)

Meme dijo...

Qué ganas me han dado de volar!! Dónde hay un parque? Allá voy!!

valnouveau dijo...

te quedo genial! pensé que era foto!
felicidades!
un besazo!

barberoo dijo...

me enkantaba el subidon que se sentia al valancearte fuertemente,es una sensacionn que no olvido.
!te cito en los columpios!

Manos de felpa dijo...

te quedo lindo!! felicidades Cris.
Tengo la fortuna de haberme subido a un columpio la semana pasada con mi sobrino en el parque., había olvidado que es tan divertido!
un besote

prisa dijo...

por que somos tan estúpidos que creemos que al ser espontáneos como niños nos veríamos ridículos que bueno que ayer me subí a uno animo........

une femme est une femme dijo...

Me ha encantado esta pintura!
Debe ser que aún hay una niña en mí, porque me sigo subiendo a los columpios.
Gracias por pasarte por mi blog!

ATONO DG dijo...

muy chevere