es algo así como escuchar el rumor del mar en una caracola y sentir que todos los océanos caben en ese espacio mágico de viejísimas melodías. La mente se encuentra despojada de ataduras y vacía de contenido, unos instantes en los que uno no tiene nada que ver con lo que ocurre alrededor y en los que simplemente se contempla de forma maravillada y respetuosa todo lo que sucede, es algo que fluye por sí mismo.

5 comentarios:

patricia piruletadecorazon dijo...

dios eres una artistaza en toda regla :) vaya flamenkas mas majas
un besazo :)

valnouveau dijo...

wow! están hermosas! me ha encantado los detalles que le has puesto con pepel en los olanes, se ven muy llamativas y originales, no se cual me gusta mas! :)

besos!!!

Manos de felpa dijo...

HERMOSAS!!!, como haces para hacer esas cosas tan lindas?

un beso Cris!!

Gabrielle Dupré dijo...

Me encantan, las bailaoras! guauuuuuaaaa, tengo un gusto enorme por el flamenco, me fascina.... estas son divinas.

Laura dijo...

Preciosas!!! simplemente geniales. Ya sabes que me encantan desde la primera vez que las vi :)